OCTUBRE 2020 ­

Influenza: diagnóstico y tratamiento

David Y. Gaitonde, MD; Cpt. Faith C. Moore, USA, MC; y Maj. Mackenzie K. Morgan, USA, MC
Dwight D. Eisenhower Army Medical Center, Fort Gordon, Georgia

La influenza es una infección viral respiratoria aguda que causa morbilidad y mortalidad importante en el mundo entero. Tres tipos de influenza causan enfermedad en los seres humanos. La influenza A es el tipo que causa la mayoría de las pandemias debido a su alta susceptibilidad a variación antigénica. La influenza es altamente contagiosa y lo distintivo de la infección es el inicio abrupto de fiebre, tos, escalofríos o sudaciones, mialgias y malestar general. Para la mayoría de los pacientes en el ámbito del paciente ambulatorio, el diagnóstico es clínico y no es necesaria la confirmación de laboratorio. Las pruebas de laboratorio son útiles en los pacientes hospitalizados con sospecha de influenza y en pacientes en quienes la confirmación del diagnóstico cambiaría las decisiones de tratamiento. Las pruebas diagnósticas preferidas son los ensayos moleculares rápidos ya que es posible hacerlas en el punto de atención, son muy precisas y tienen resultados rápidos. Se considera el tratamiento con uno de los cuatro fármacos aprobados contra la influenza si el paciente se presenta dentro de las primeras 48 horas del inicio de los síntomas. El beneficio del tratamiento es mayor cuando la terapia antiviral se inicia dentro de las primeras 24 horas del inicio de los síntomas. En pacientes por lo demás sanos, estos fármacos disminuyen cerca de 24 horas la duración de la enfermedad, además de disminuir el riesgo de complicaciones graves. Ningún otro fármaco contra la influenza ha sido superior. Se recomienda la vacunación anual contra la influenza para todas las personas de seis meses de edad y mayores que no tienen contraindicaciones. (Am Fam Physician. 2019;100(12):751-758. Copyright © 2019 American Academy of Family Physicians.)

La influenza es una infección respiratoria aguda causada por un virus de cadena negativa de RNA de la familia de Orthomyxoviridae. Existen tres tipos distintos de virus de influenza que infectan a los seres humanos: influenza A, B y C. La influenza A infecta múltiples especies, que incluyen humanos, cerdos, equinos y aves. Es más susceptible a variación antigénica, de ahí que sea la causa de pandemias importantes.1,2 La superficie de la cápsula del virión está cubierta con proteínas: hemaglutinina (HA), neuraminidasa (NA) y matriz 2.1 La variación antigénica está relacionada con cambios en las proteínas HA o NA de la superficie y por lo general se clasifican como variaciones genéticas menores o mayores.1 La variación genética menor comprende sustituciones graduales y menores, de los aminoácidos de las proteínas HA o NA que causan brotes más pequeños. Las variaciones antigénicas mayores ocurren cuando existen cambios importantes en las proteínas HA o NA que crean subtipos nuevos de influenza con la posibilidad de pandemias diseminadas.1,3 Cada subtipo de influenza A se clasifica mediante la numeración de las proteínas HA y NA (p. ej., H3N2, H5N1).

  Véase lo relacionado en Ir_al_sitio
Este contenido clínico sse ajusta a los criterios de la AAFP para educación médica continua (CME, continuing medical education).
Revelación del autor: sin afiliaciones financieras relevantes.
Información para el paciente: en Ir_al_sitio and Ir_al_sitio está disponible un folleto sobre este tópico.

Epidemiología

En Estados Unidos, de 2010 a 2018, la actividad estacional de influenza calculada varió de 9.3 millones a 49 millones de casos y 12,000 a 79,000 muertes por año.4 La temporada de influenza en 2017 a 2018 fue la tercera más grave desde 2003 – 2004 y se caracterizó por una alta gravedad en todos los grupos de edad.5 La mayoría de los casos fue secundaria al subtipo A/H3N2 y la baja eficacia de la vacuna fue un factor contribuyente importante.5 Con base en los especímenes de laboratorio del sistema de salud pública, el subtipo predominante de la influenza A para la temporada 2018 – 2019 fue (H1N1)pdm09 (56.6% de los especímenes positivos), seguido del subtipo A/H3N2 (43.6%) e influenza B (4%).6

La influenza estacional ocurre principalmente en los meses fríos en las regiones templadas. El modo de transmisión principal es a través de la inhalación de partículas respiratorias infecciosas (transmisión mediante gotas grandes), cuando una persona infectada tose o estornuda. Existe evidencia también de transmisión a través del aire (partículas pequeñas transmitidas al hablar o exhalar) y la transmisión a través de fomites.6,7 El periodo de incubación típico es de 24 a 48 horas. Los pacientes son infecciosos uno o dos días antes del inicio de los síntomas y durante cinco a siete días después. Los niños y las personas con inmunosupresión presentan una eliminación viral más prolongada.8,9

MEJORES PRÁCTICAS EN MEDICINA EN EL CUIDADO DE LAS HERIDAS
Recomendaciones de la campaña Elegir de manera inteligente (Choosing Wisely Campaign)
Recomendación Organización patrocinadora
No evitar de manera sistemática la vacunación contra la influenza en los pacientes alérgicos al huevo. American Academy of Allergy, Asthma, and Immunology
Fuente: para mayor información acerca de la Choosing Wisely Campaign, véase Ir_al_sitio Para citas de soporte y búsqueda de las recomendaciones de Choosing Wisely, relevantes para la atención primaria, véase Ir_al_sitio

En 2009, surgió un subtipo nuevo H1N1, el subtipo (pH1N1) a partir de una mezcla cuádruple de dos virus porcinos, uno aviar y uno humano.10 Identificado primero en México en 2009, causó millones de casos en el mundo entero y se calcula que 18,500 fallecimientos confirmados por laboratorio.11

Desde 2011, se han notificado brotes de virus H3N2 de origen porcino en Estados Unidos. Los casos afectaron con predominio a niños pequeños expuestos a cerdos, a menudo en las ferias

Leer más

VISITA NUESTRO BLOG

IR AL BLOG
img

Atención Médica® News

Información exclusiva para médicos