NOVIEMBRE 2020 ­

Atención ambulatoria de quemaduras: prevención y tratamiento

Jason S. Lanham, MD, MA; Nicole K. Nelson, DO; y Bryan Hendren, MD,
Eisenhower Army Medical Center, Fort Gordon, Georgia, and the Uniformed Services University of the Health Sciences, Bethesda, Maryland

Teneisha S. Jordan, MD, Eisenhower Army Medical Center, Fort Gordon, Georgia

La mayoría de los pacientes con quemaduras se trata como paciente ambulatorio. Las dos determinantes clave de la necesidad de referir a un centro de quemaduras son la profundidad de la quemadura y el porcentaje de superficie corporal afectada. Todas las quemaduras se consideran traumatismo, por lo que requieren evaluación inmediata en busca de lesiones concomitantes. El tratamiento inicial está encaminado a detener el proceso de la quemadura. Las quemaduras superficiales (de primer grado) comprenden sólo la capa de epidermis y requieren sólo técnicas sencillas de primeros auxilios con analgésicos de venta libre. Las quemaduras de grosor parcial (de segundo grado) se subdividen en dos categorías: superficiales y profundas. Las quemaduras de grosor parcial superficiales se extienden dentro de la dermis, tardan hasta tres semanas para cicatrizar y requieren apósitos avanzados para proteger la herida y favorecer un ambiente húmedo. Las quemaduras de grosor parcial profundas requieren referencia inmediata a un cirujano especializado en quemaduras para una posible escisión tangencial temprana. Las quemaduras de grosor completo (de tercer grado) afectan la capa completa de la dermis, y los pacientes con estas quemaduras deben referirse en forma automática a un centro de quemaduras. No están indicados antibióticos profilácticos para el tratamiento del paciente ambulatorio y es posible que aumenten la resistencia bacteriana. Las personas con diabetes mellitus tienen un mayor riesgo de complicaciones e infección, por lo que debe considerarse su referencia temprana a un centro de quemaduras. Las complicaciones a largo plazo de las quemaduras de grosor parcial incluyen prurito, formación de cicatriz hipertrófica e hiperpigmentación permanente. Las lesiones por quemaduras ocurren con mayor frecuencia en los niños y los adultos mayores. La educación del paciente durante las consultas en la atención primaria es una estrategia de prevención efectiva. (Am Fam Physician. 2020;101(8):463-470. Copyright © 2020 American Academy of Family Physicians.)

En Estados Unidos, cada año, cerca de 500,000 pacientes buscan atención médica por quemaduras, y casi 92% se trata como paciente ambulatorio.1,2 Incluso las quemaduras que parecen pequeñas causan morbilidad importante debido al dolor, infección secundaria y formación de cicatriz, si no se tratan en forma adecuada.1 El mecanismo de lesión por quemadura se cataloga como térmico (causado por contacto con flamas, vapor o superficies calientes), eléctrico, químico y por radiación.1,3 Las quemaduras térmicas son el tipo más frecuente en todas las edades.2,3

Anatomía y fisiología de la piel

Es necesario familiarizarse con la anatomía de la piel para comprender la clasificación de la lesión por quemadura. La piel es el órgano más grande del cuerpo y sus funciones incluyen control de la termorregulación, prevención de pérdida de líquidos, síntesis de vitamina D, contacto sensitivo con el ambiente y barrera física contra lesiones.4 La capa más externa de la piel es la epidermis que es avascular, la cual tiene un grosor de 10 a 100 células. Debajo de la epidermis y la membrana basal se encuentra la dermis, la cual contiene las glándulas sebáceas y sudoríparas, los folículos pilosos, vasos sanguíneos, nervios y las células germinales.1,5 La dermis se apoya en la subdermis, la cual consta de tejido adiposo grueso.5

  Este contenido clínico sse ajusta a los criterios de la AAFP para educación médica continua (CME, continuing medical education).
Revelación del autor: sin afiliaciones financieras relevantes.
Información para el paciente: en Ir_al_sitio, está disponible un folleto sobre este tópico, escrito por los autores de este artículo.

Clasificación de las quemaduras

La American Burn Association clasifica las quemaduras según su profundidad: superficial (de primer grado), de grosor parcial (de segundo grado) y de grosor total (de tercer grado). El “grosor” y el “grado” son convenciones para darles un nombre y se usan con frecuencia, deben comprenderse para comunicarse de manera efectiva con el personal del centro de quemaduras y los cirujanos.6

Las quemaduras superficiales (Figura 1)7 se localizan en la epidermis y son dolorosas, eritematosas, secas y palidecen con la presión. Estas quemaduras no forman ámpula y tardan tres a seis días para sanar.1,3,5,6 Con las quemaduras de grosor parcial, se destruye la epidermis y se lesiona la dermis.1,3,5

Figura 1

Las quemaduras superficiales afectan sólo la epidermis.
Reimpreso con permiso de Morgan ED, Bledsoe SC, Barker J. Ambulatory management of burns. Am Fam Physician. 2000; 62(9): 2016.

La quemaduras de grosor parcial se subclasifican en superficiales y profundas (Figura 2).8 Las quemaduras de grosor parcial superficiales son exudativas, palidecen con la presión, en ocasiones producen ámpula y por lo general son dolorosas.1,3 La mayoría sanan en el transcurso de tres semanas.1,6 Las quemaduras de grosor parcial profundas debe evaluarlas de inmediato un cirujano especializado en quemaduras para considerar un tratamiento quirúrgico con escisión tangencial y colocación de injertos de piel.3,6

Figura 1

Las quemaduras de grosor parcial afectan diversas cantidades de la capa de la dermis y se subdividen en (A)
Leer más

VISITA NUESTRO BLOG

IR AL BLOG
img

Atención Médica® News

Información exclusiva para médicos