DICIEMBRE 2020 ­

Disnea crónica: diagnóstico y evaluación

Nitin Budhwar, MD y Zubair Syed, MD, University of Texas Southwestern Medical Center, Dallas, Texas

La disnea es un síntoma que surge de la interacción compleja de estados patológicos y fisiológicos y que se encuentra con frecuencia en la atención primaria. Se considera crónica si está presente durante más de un mes. Como síntoma, la disnea es un factor pronóstico de mortalidad por toda causa. Las causas más probables de disnea son las patologías que afectan los sistemas cardiaco o pulmonar como el asma, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, insuficiencia cardiaca, neumonía y arteriopatía coronaria. El estudio clínico debe iniciarse con una historia clínica detallada y exploración física minuciosa; los resultados de éstas deben dirigir las pruebas. Se recomienda iniciar la estrategia con pruebas de primera línea, que incluyen biometría hemática completa, panel químico básico, electrocardiografía, placa de tórax, espirometría y oximetría de pulso. Si no se identifica una causa, se sugiere hacer pruebas de segunda línea no invasivas como ecocardiografía, prueba de esfuerzo, pruebas de funcionamiento pulmonar y estudios pulmonares con tomografía computarizada. Las opciones finales de pruebas invasivas deben hacerse en colaboración con un especialista. Existen tres tratamientos y objetivos de manejo principales: identificar correctamente el proceso patológico subyacente y tratarlo en forma adecuada, optimizar la recuperación y mejorar los síntomas de disnea. La prueba de caminata de seis minutos es útil para medir el efecto de la intervención que se lleva a cabo. La atención de los pacientes con disnea crónica suele requerir una estrategia multidisciplinaria, lo que hace que el médico de atención primaria sea ideal para el manejo. (Am Fam Physician. 2020; 101(9): 542-548. Copyright © 2020 American Academy of Family Physicians.)

La disnea es un síntoma complejo, provocado por factores ambientales, fisiológicos y psicológicos. La American Thoracic Society define la disnea como una sensación subjetiva de molestia al respirar que comprende sensaciones de distinta calidad y que varían en intensidad.1 Si los síntomas persisten durante más de un mes, el padecimiento se considera crónico.2

En el ámbito de la atención primaria, la disnea tiene una prevalencia difícil de cuantificar. Diversos estudios calculan que 2.5% de todas las consultas con el médico familiar y hasta 8.4% de las consultas en el departamento de urgencias son para el tratamiento de disnea.3 En los pacientes mayores de 65 años de edad, cerca de 30% refiere cierto grado de dificultad para respirar mientras caminan.4 En un estudio de población basada en la comunidad, de personas mayores de 70 años, la prevalencia de la disnea fue de 32%.5

La disnea es un síntoma que conlleva un valor pronóstico. En un estudio longitudinal de consultas en el departamento de urgencias, por disnea como la molestia de presentación (excluyendo las sibilancias), se demostró una relación 1.37 veces mayor en la mortalidad a 10 años, en comparación con la población general.6 En un estudio de pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) se encontró que la disnea era tan buena o mejor que el volumen espiratorio forzado en un segundo (FEV1 forced expiratory volume in one second) para pronosticar la mortalidad por toda causa.7 En una revisión sistemática de 10 estudios longitudinales se concluyó que como síntoma, la disnea pronostica mortalidad y es un sustituto útil para determinar la presencia de una enfermedad subyacente, que por lo general afecta el corazón o los pulmones.8

Lo típico es que las causas de disnea afecten los sistemas pulmonar o cardiovascular. Asma, EPOC, insuficiencia cardiaca, neumonía y arteriopatía coronaria constituyen 85% de las etiologías subyacentes.9 Otras causas frecuentes incluyen obesidad,10,11 disnea inducida por ejercicio debido a una mala condición física,12 embarazo,13,14 y estados psicológicos como ansiedad.

  Este contenido clínico sse ajusta a los criterios de la AAFP para educación médica continua (CME, continuing medical education).
Revelación del autor: sin afiliaciones financieras relevantes.
Información para el paciente: un folleto sobre este tópico, escrito por los autores de este artículo, está disponible en Ir_al_sitio

Historia clínica

En un paciente con disnea, es crucial realizar una historia clínica completa con el fin de iniciar un estudio diagnóstico efectivo. El médico familiar debe considerar la duración de los síntomas para establecer cronicidad, que incluye la fluctuación de los síntomas, su empeoramiento, los

Leer más

VISITA NUESTRO BLOG

IR AL BLOG
img

Atención Médica® News

Información exclusiva para médicos