FEBRERO 2021 ­

Dolor de cuello: evaluación inicial y tratamiento

Marc A. Childress, MD, y Samantha Jayne Stuek, MD, Virginia Commonwealth University Fairfax Family Practice, Fairfax, Virginia

El dolor de cuello es un síntoma de presentación frecuente en la atención primaria y causa discapacidad importante. El diagnóstico diferencial amplio requiere una evaluación eficiente pero global; por lo tanto, lo típico es que se ponga énfasis en los focos rojos que ayudan en el reconocimiento y tratamiento tempranos de trastornos más preocupantes, como lesiones traumáticas, infección, neoplasia maligna, urgencias vasculares y otros padecimientos inflamatorios. El elemento crucial en un diagnóstico y tratamiento adecuados de estos padecimientos es una historia clínica precisa. Los hallazgos de la exploración física complementan y refinan las claves diagnósticas provenientes de la historia clínica, aunque a menudo carecen de especificidad para tener un valor independiente. Las herramientas diagnósticas como los estudios de imagen y pruebas electrodiagnósticas tienen una utilidad variable, en especial en los padecimientos crónicos o degenerativos. El tratamiento del dolor mecánico o no neuropático del cuello incluye el uso a corto plazo de medicamentos y posiblemente agentes parenterales. Sin embargo, son pocos los datos a largo plazo de estas intervenciones. En algunos casos son útiles la acupuntura y otras terapias complementarias y alternativas. En pacientes con empeoramiento de la función neurológica o dolor persistente se justifica hacer estudios de imagenología avanzada y evaluación quirúrgica. (Am Fam Physician. 2020; 102(3): 150-156. Copyright © 2020 American Academy of Family Physicians.)

El dolor de cuello es un síntoma de presentación frecuente en la atención primaria, con una incidencia de 10.4 a 21.3% por año.1 Es la cuarta causa más frecuente de discapacidad en el mundo entero.1 La prevalencia del dolor de cuello es más alta en los adultos mayores debido a los cambios degenerativos en la carillas articulares y el colapso de los discos intervertebrales. 2 Se calcula que sólo una de cada cinco personas con dolor de cuello busca atención médica.3 El diagnóstico diferencial es amplio e incluye padecimientos frecuentes como distensión muscular y artritis, así como padecimientos más graves como fracturas, trastornos neoplásicos, infecciones y padecimientos inflamatorios. Los médicos familiares deben ser capaces de reconocer cuando el cuello presenta signos de un padecimiento potencialmente grave y deben ser capaces de generar un diagnóstico preciso a través de los hallazgos en la historia clínica del paciente, la exploración física y las pruebas adecuadas.

  Este contenido clínico se ajusta a los criterios de la AAFP para educación médica continua (CME, continuing medical education).
Revelación del autor: sin afiliaciones financieras relevantes.

Historia clínica enfocada

La obtención de una historia clínica precisa es crucial en la evaluación inicial del cuello. La aparición aguda vs. crónica de los síntomas y la presencia de síntomas neuropáticos vs. no neuropáticos, ayuda a determinar la urgencia de la evaluación.

Cuando se evalúa a un paciente con dolor de cuello, el médico debe estar alerta en busca de focos rojos en la historia clínica y la exploración física, que indiquen la necesidad de estudios e intervención urgentes. De manera similar a las directrices para la evaluación de la lumbalgia, se recomienda una estrategia sistemática que mantenga la atención en la posible patología grave del cuello.4 En el Cuadro 1 se resumen algunos de los diagnósticos más graves y sus hallazgos clínicos relacionados, así como las pruebas diagnósticas recomendadas. La Figura 1 es una estrategia que se recomienda para pacientes con dolor de cuello. Este artículo no se enfoca en las lesiones traumáticas agudas ni las urgencias vasculares, aunque estos elementos justifican considerarse con base en la presentación.

CUADRO 1
Hallazgos que justifican la evaluación urgente en pacientes con dolor de cuello
Padecimiento Hallazgos en la historia clínica Hallazgos en la exploración física Pasos siguientes
Infección (p. ej., discitis, absceso epidural, herpes zoster, meningitis, osteomielitis) Fiebre, meningismo, sudaciones
Leer más

VISITA NUESTRO BLOG

IR AL BLOG
img

Atención Médica® News

Información exclusiva para médicos