MARZO 2021 ­

Trastornos de motilidad esofágica

John M. Wilkinson, MD y Magnus Halland, MD, Mayo Clinic Alix School of Medicine, Mayo Clinic College of Medicine and Science, Rochester, Minnesota

Los trastornos de motilidad esofágica causan dolor torácico, pirosis o disfagia. Se diagnostican con base en patrones específicos observados en la manometría esofágica, que van desde la ausencia completa de contractilidad en pacientes con acalasia hasta contracciones inusualmente fuertes o desordenadas en quienes tienen trastornos de motilidad hipercontráctil. La acalasia tiene criterios diagnósticos objetivos y se dispone de tratamientos efectivos. El diagnóstico oportuno mejora los resultados. En investigaciones recientes se indica que los trastornos de motilidad hipercontráctil se diagnostican en exceso y que los trastornos esofágicos funcionales, por lo general, se autolimitan, además de que existe una superposición considerable entre las características clínicas. Se justifica la endoscopia en todos los pacientes con disfagia, aunque las pruebas para evaluar los padecimientos menos frecuentes deben diferirse hasta que se traten de manera óptima los padecimientos más frecuentes. La dismotilidad esofágica inducida por opioides es cada vez más prevalente y en ocasiones imita los síntomas de otros trastornos de motilidad incluso la acalasia. La disfagia de líquidos en un paciente con hallazgos normales en la esofagogastroduodenoscopia indica acalasia, aunque se requiere de una manometría esofágica de alta resolución para confirmar el diagnóstico. Se ha comprobado que la cirugía y las terapias endoscópicas avanzadas son favorables en la acalasia. Sin embargo, las intervenciones invasivas rara vez están indicadas en los trastornos de motilidad hipercontráctil, las cuales suelen ser benignas y responden a modificaciones del estilo de vida, aunque en ocasiones se requiere farmacoterapia. (Am Fam Physician. 2020;102(5): 291-296. Copyright © 2020 American Academy of Family Physicians.)

Los trastornos de motilidad esofágica son padecimientos relativamente poco frecuentes, se cree que causan dolor torácico o disfagia en algunos pacientes. Se diagnostican, no por síntomas específicos ni estudios de imagen, sino sobre la base de patrones específicos observados en la manometría esofágica, que van desde la ausencia completa de contractilidad en pacientes con acalasia hasta contracciones inusualmente fuertes o desordenadas en quienes tienen motilidad hipercontráctil o “espasmo esofágico”.1

La acalasia tiene criterios diagnósticos objetivos y bien definidos, así como opciones de tratamiento efectivo basado en evidencia, aunque a menudo su diagnóstico se retrasa; por el contrario, investigación reciente indica que los trastornos de motilidad hipercontráctil tal vez se diagnostican de forma excesiva,2 lo que provoca intervenciones innecesarias e irreversibles. Aunque la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) y trastornos esofágicos funcionales no reconocidos tienen una mayor probabilidad de causar síntomas crónicos que la acalasia o los trastornos de motilidad hipercontráctil,3,4 los médicos familiares deben familiarizarse también con el conocimiento y la terminología actual, de estos padecimientos menos frecuentes para asegurar una referencia oportuna para la realización de pruebas e intervención.

Este contenido clínico se ajusta a los criterios de la AAFP para educación médica continua (CME, continuing medical education).
Revelación del autor: sin afiliaciones financieras relevantes.
SORT (Strength of Recommendation Taxonomy): RECOMENDACIONES CLAVE PARA LA PRÁCTICA
Recomendación clínica Calificación de la evidencia Comentarios
Los médicos deben asegurarse de realizar una evaluación y tratamiento óptimo de los padecimientos como enfermedad por reflujo gastroesofágico y trastornos esofágicos funcionales, antes de referir a los pacientes para pruebas en busca de trastornos de la motilidad esofágica.1,4-7 C Directriz de consenso
Leer más

VISITA NUESTRO BLOG

IR AL BLOG
img

Atención Médica® News

Información exclusiva para médicos