JUNIO 2021 ­

Enfermedad de Parkinson

Anne D. Halli-Tierney, MD y Jacquelynn Luker, MD, University of Alabama, Tuscaloosa, Alabama
Dana G. Carroll, PharmD, Auburn University Harrison School of Pharmacy, Auburn, Alabama

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurodegenerativo progresivo con morbilidad y mortalidad importante. La mayoría de los pacientes consulta con su médico de atención primaria acerca del Parkinson antes de buscar tratamiento con un especialista. El diagnóstico de enfermedad de Parkinson es clínico y las características clave de la enfermedad son bradicinesia, rigidez y temblor. Los principales signos diagnósticos de la enfermedad de Parkinson son síntomas motores; sin embargo, la enfermedad de Parkinson se relaciona también con síntomas no motores, que incluyen disfunción del sistema nervioso autónomo, depresión y alucinaciones, las cuales dificultan el diagnóstico inicial de enfermedad de Parkinson. La progresión de la enfermedad es variable y no es posible utilizar los signos clínicos para pronosticar la progresión de manera precisa. Las terapias, que incluyen levodopa, no han demostrado la capacidad de hacer más lenta la progresión de la enfermedad. Los signos motores se manejan con la carbidopa/levodopa, inhibidores de la monoamino oxidasa-B y agonistas de la dopamina no ergotamínicos. El uso prolongado y las dosis más altas de levodopa provocan, con el tiempo, discinesias y fluctuaciones de los síntomas motores. La cirugía de estimulación profunda del cerebro se realiza en los pacientes que no logran un control adecuado con la terapia de levodopa. La estimulación profunda del cerebro es más efectiva para las fluctuaciones motoras importantes, discinesias y temblores. Las terapias para los síntomas no motores se enfocan en las condiciones específicas del paciente durante el curso de la enfermedad. Un equipo interdisciplinario alivia los múltiples síntomas de la enfermedad de Parkinson. (Am Fam Physician. 2020;102(11):679-691. Copyright © 2020 American Academy of Family Physicians.)

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurodegenerativo progresivo con morbilidad y mortalidad significativa. Cada año se diagnostica enfermedad de Parkinson en cerca de 60,000 personas, en Estados Unidos; es la 14ª causa de muerte, en la que la mayoría de los pacientes muere por complicaciones de la enfermedad.1 La mayor parte de los pacientes consulta con su médico de atención primaria acerca de los síntomas de la enfermedad de Parkinson antes de buscar la atención de un especialista. Los médicos de atención primaria a menudo son los más accesibles para los pacientes y cuidadores para lidiar con esta enfermedad.

Fisiopatología
La enfermedad de Parkinson se caracteriza por una pérdida progresiva de las neuronas productoras de dopamina en los ganglios basales, en particular en la sustancia negra,2 y el desarrollo de cuerpos de Lewy en las neuronas dopaminérgicas. Los cuerpos de Lewy son la característica patológica de la enfermedad de Parkinson.3 Sin embargo, los cuerpos de Lewy son inespecíficos para la enfermedad de Parkinson y se encuentran en múltiples enfermedades neurodegenerativas; por lo tanto, la enfermedad de Parkinson representa un síndrome patológico con diferentes subtipos clínicos.4

 

Contenido adicional en ir_al_sitio.
Este contenido clínico se ajusta a los criterios de la AAFP para educación médica continua (CME, continuing medical education).
Revelación del autor: sin afiliaciones financieras relevantes
Información para el paciente: en ir_al_sitio. está disponible un folleto sobre este tópico.

Diagnóstico
El diagnóstico de la enfermedad de Parkinson es clínico, y las características clave incluyen bradicinesia, rigidez y temblor. El síntoma de presentación más frecuente de la enfermedad de Parkinson es el temblor de reposo unilateral, a menudo localizado en los músculos distales de la mano, lo que causa el movimiento de fricción del dedo índice y el pulgar. Algunos pacientes observan una sensación de temblor interno antes de la manifestación del movimiento de la mano.5 La rigidez suele iniciar en el lado del cuerpo afectado por el temblor y afecta la marcha, contribuye a dolor muscular y deteriora la postura. La rigidez en rueda dentada, en la cual los músculos afectados se mueven como trinquete o alternan con rapidez entre rigidez y relajación cuando se mueven en forma pasiva, es el tipo de enfermedad de Parkinson más frecuente. Un pequeño número de pacientes con enfermedad de Parkinson se presenta con rigidez en tubo de plomo, en la cual los músculos permanecen rígidos durante todo el movimiento pasivo.

SORT (Strength of Recommendation Taxonomy): RECOMENDACIONES CLAVE PARA LA PRÁCTICA
Recomendación clínica Calificación de la evidencia Comentarios

Para el tratamiento inicial de la enfermedad de Parkinson deben utilizarse carbidopa/levodopa, agonistas de dopamina no ergotamínicos, e inhibidores de la monoamino oxidasa-B.10-12

A

Varios estudios comparativos con asignación aleatoria que evalúan el uso de cada agente o clase, para el tratamiento de los síntomas al principio de la enfermedad

En la enfermedad de Parkinson avanzada deben agregarse a la terapia con carbidopa/levodopa, agonistas de dopamina, inhibidores de la catecol O-metiltransferasa, o inhibidores de la monoamino oxidasa-B para tratar los síntomas motores.13,14,20
A Varios estudios comparativos con asignación aleatoria que evalúan la adición de cada agente o clase; no existen estudios de comparación frente a frente sobre la efectividad de agregar un agente vs. otro
Debe considerarse la amantadina para el tratamiento de las discinesias en los pacientes con enfermedad de Parkinson avanzada.10-12 B Estudios de observación y estudios comparativos con asignación aleatoria con datos limitados e inconsistentes
En cada consulta deben revisarse y abordarse los síntomas no motores de la enfermedad de Parkinson.24 C Opinión experta
Los médicos deben considerar referir a los pacientes con enfermedad de Parkinson a un equipo interprofesional para mejorar los síntomas motores, el estado de ánimo y la calidad de vida.30 B

Un estudio pequeño, comparativo con asignación aleatoria en el que se muestra mejoría de los síntomas, estado de ánimo y calidad de vida con la atención interprofesional vs. el grupo control (es decir, sólo atención del neurólogo)

A = evidencia consistente, de buena calidad, orientada al paciente; B = evidencia sin consistencia o de calidad limitada, orientada al paciente; C = evidencia de consenso, orientada a la enfermedad, práctica usual, opinión experta, o serie de casos. Para información sobre el Sistema de calificación de la evidencia SORT ir_al_sitio .

Los principales signos diagnósticos de enfermedad de Parkinson son síntomas motores; sin embargo, los síntomas no motores a menudo se presentan antes que los motores e incluyen trastorno del sueño de movimiento rápido

Leer más

VISITA NUESTRO BLOG

IR AL BLOG
img

Atención Médica® News

Información exclusiva para médicos