AGOSTO 2021 ­

Compresión y lesión de nervio periférico en la extremidad superior

Sabrina Silver, DO, y Christopher C. Ledford, MD,
Eglin Family Medicine Residency Program, Eglin Air Force Base, Florida; Uniformed Services University of the Health Sciences, Bethesda, Maryland
Kendall J. Vogel, DO, National Capital Consortium, Fort Belvoir, Virginia
James J. Arnold, DO, Eglin Family Medicine Residency Program, Eglin Air Force Base, Florida; Uniformed Services University of the Health Sciences, Bethesda, Maryland

Los nervios periféricos en las extremidades superiores están en riesgo de lesión y compresión debido a su naturaleza superficial y su longitud. La lesión puede provocarla un traumatismo, anomalías anatómicas, enfermedad sistémica y compresión. El grado de la lesión varía desde neurapraxia leve, en la cual el nervio presenta isquemia leve causada por compresión, hasta neurotmesis grave, en la cual el nervio tiene daño en todo su grosor y en ocasiones no se logra una recuperación completa. La mayoría de las lesiones nerviosas que atiende el médico familiar es neurapraxia, como resultado de atrapamiento a lo largo del trayecto anatómico del nervio. En la extremidad superior, el plexo braquial se ramifica en cinco nervios periféricos, tres de los cuales quedan atrapados en el hombro, el codo y la muñeca. Los pacientes con lesión nerviosa suelen presentarse con dolor, debilidad y parestesia. Una historia clínica detallada y exploración física a menudo son suficientes para identificar la lesión o la compresión; las pruebas diagnósticas avanzadas con resonancia magnética, ultrasonografía o estudios electrodiagnósticos ayudan a confirmar el diagnóstico clínico y están indicadas si el tratamiento conservador no es efectivo. El tratamiento inicial es conservador, con opciones quirúrgicas disponibles para las lesiones refractarias o la compresión causada por una anomalía anatómica. (Am Fam Physician. 2021; 103(5):275-285. Copyright © 2021 American Academy of Family Physicians).

Los nervios periféricos en la extremidad superior es tán en riesgo de lesión y compresión. Su largo trayecto desde el sistema nervioso central a través de la extremidad los pone en riesgo de compromiso en los angostos túneles anatómicos y en áreas de edema y traumatismo. El plexo braquial se ramifica en cinco nervios periféricos, tres de los cuales se comprimen con frecuencia en el hombro, codo y muñeca. Los datos de epidemiología sobre las neuropatías por compresión son escasos. El síndrome del túnel del carpo es el más frecuente con una prevalencia de 3% en la población general (15% en el ámbito laboral).1 El síndrome del túnel cubital es también relativamente frecuente, con un área metropolitana estadounidense que informa una prevalencia de 1.8 a 5.9%.2 La prevalencia de las neuropatías periféricas en la población general es incierta.

Fisiopatología

Los mecanismos de la lesión nerviosa incluyen la presión directa, estiramiento, uso excesivo de una articulación o microtraumatismo. La prolongación de estos mecanismos nocivos causa fibrosis, lo que provoca un mayor grado de lesión.3-5 De manera más específica, la lesión nerviosa se divide en tres grados de creciente gravedad: neurapraxia, axonotmesis y neurotmesis. La neurapraxia es una lesión que daña la vaina de mielina pero no el axón. Es posible la recuperación completa en días a semanas. En la axonotmesis el daño se extiende hasta el axón pero se conserva la estructura de soporte de tejido conjuntivo. Esta llega a provocar una degeneración distal a la lesión. Debido a la velocidad lenta de la degeneración del axón, la recuperación a veces requiere años, y a menudo no se logra la recuperación completa. La neurotmesis es la interrupción completa o parcial de toda la fibra nerviosa, que incluye el tejido conjuntivo de soporte. Por lo general no se logra la recuperación clínica completa.6,7 En la literatura médica no está bien definido cuánto tiempo de compresión debe transcurrir para causar pérdida permanente de la conducción o fibrosis.

 

Este contenido clínico se ajusta a los criterios de la AAFP para educación médica continua (CME, continuing medical education).
Revelación del autor: sin afiliaciones financieras relevantes

Historia clínica y exploración general

Se debe sospechar compresión nerviosa cuando existe debilidad de la extremidad, dolor o parestesia que no son provocados por otra causa, como enfermedad sistémica o lesión muscular. La historia clínica debe enfocarse en antecedentes de traumatismos, curso temporal, actividades que lo agravan y distribución de los síntomas. En ausencia de traumatismo importante, se requiere la evaluación de la amplitud de movimiento y la fuerza muscular y debe realizarse observación, palpación y pruebas neurológicas del área, haciendo evaluación de la columna cervical.8 El conocimiento de los miotomas y dermatomas ayuda a localizar el nervio específico lesionado 9-11 (Cuadro 1,10,11 Figuras 112 y 2 12).

CUADRO 1
Función articular y miotomas de raíces cervicales con los músculos y nervios relacionados en las extremidades superiores
Función articular Raíz cervical Músculos Nervios

Abducción del hombro

C5 Deltoides Axilar
Flexión del codo C5, C6 Bíceps Musculocutáneo
Extensión del codo C7 Tríceps Radial
Pronación del antebrazo C6, C7 Pronador redondo Mediano
Supinación del antebrazo C6 Supinador corto Radial
Flexión de la muñeca C7 Palmar mayor, cubital anterior Mediano y cubital
Extensión de la muñeca C6, C7 Segundo radial externo, primer radial externo Radial
Flexión de los dedos C8 Flexor común profundo de los dedos, flexor común superficial de los dedos Cubital y mediano
Extensión de los dedos C7, C8 Extensor común de los dedos, extensor del índice, extensor del dedo meñique Radial (interóseo posterior)
Abducción del pulgar C7, C8 Abductor largo del pulgar Radial (interóseo posterior)
Flexión del pulgar C8, T1 Flexor largo propio del pulgar Mediano (interóseo anterior)
Abducción o aducción de los dedos T1 Músculos intrínsecos de la mano Cubital
Información de las referencias 10 y 11.
Figura 1

Vistas

Leer más

VISITA NUESTRO BLOG

IR AL BLOG
img

Atención Médica® News

Información exclusiva para médicos