ENERO 2022 ­

Dismenorrea

Kathryn A. McKenna, MD, MPH y Corey D. Fogleman, MD,
Penn Medicine Lancaster General Health Family and Community Medicine Residency Program, Lancaster, Pennsylvania

La dismenorrea es frecuente y suele ser independiente de la patología pélvica, y no secundaria a ella. La dismenorrea ocurre en 50 a 90% de las adolescentes y mujeres en edad reproductiva y es una causa importante de ausentismo. La dismenorrea secundaria es provocada por endometriosis, anomalías anatómicas de la pelvis o infección, y se presenta con un empeoramiento progresivo del dolor, sangrado uterino anormal, secreción vaginal o dispareunia. El estudio diagnóstico inicial debe incluir historia menstrual y prueba de embarazo en pacientes con vida sexual activa. Las opciones farmacológicas de primera línea son los antiinflamatorios no esteroideos y anticonceptivos hormonales, las cuales se utilizan de manera independiente o en combinación. Debido a que la mayoría de las progestinas o combinaciones de estrógeno-progestina son efectivas, deben considerarse las indicaciones secundarias, como la anticoncepción. Evidencia de buena calidad apoya la efectividad de algunas opciones no farmacológicas, que incluyen ejercicio, estimulación eléctrica transcutánea del nervio, terapia de calor, y autoacupresión. Si se sospecha dismenorrea secundaria, los antiinflamatorios no esteroideos o las terapias hormonales son efectivas, aunque debe hacerse estudio más profundo que incluya exploración pélvica y ultrasonografía. Se justifica la referencia a un ginecoobstetra para evaluación más profunda y tratamiento. (Am Fam Physician. 2021;104(2): 164-170. Copyright © 2021 American Academy of Family Physicians.)

La dismenorrea, que se define como menstruación dolorosa, afecta de 50 a 90% de las adolescentes y mujeres en edad reproductiva.1,2 Casi la mitad de las pacientes (45%) con síntomas de dismenorrea se presentarán primero con su médico de atención primaria.3 La dismenorrea provoca una disminución en la calidad de vida, ausentismo y aumento de riesgo de depresión y ansiedad.4,5 Casi la mitad de las pacientes con dismenorrea faltará a la escuela o al trabajo por lo menos en una ocasión, y 10 a 15% tienen ausencias regulares durante sus menstruaciones.6-8 En un estudio prospectivo, longitudinal de 400 pacientes con dismenorrea se reveló que la mayoría tiene síntomas persistentes a lo largo de los años de menstruación, aunque en ocasiones ocurre cierta mejoría en la intensidad, por ejemplo después de dar a luz.9

 

Este contenido clínico se ajusta a los criterios de la AAFP para educación médica continua (CME, continuing medical education).
Revelación del autor: sin afiliaciones financieras relevantes
Información para el paciente: en Ir_al_sitio. está disponible un folleto sobre este tópico.

La dismenorrea primaria ocurre en ausencia de patología pélvica. Está mediada por concentraciones elevadas de prostaglandinas y leucotrieno, con inflamación que causa la contractilidad uterina y el dolor tipo cólico.1,10

La dismenorrea secundaria se debe a patología pélvica o a un padecimiento reconocido y constituye alrededor de 10% de los casos de dismenorrea.1 La causa más frecuente es la endometriosis. Otras incluyen anomalías congénitas o adquiridas, obstructivas y no obstructivas (p. ej., malformaciones m?llerianas, leiomiomatosis uterina, adenomiosis), masas pélvicas e infección1 (Cuadro 1).1,11

CUADRO 1
Diagnóstico diferencial de

Leer más

VISITA NUESTRO BLOG

IR AL BLOG
img

Atención Médica® News

Información exclusiva para médicos