MAYO 2022 ­

Tiroiditis: evaluación y tratamiento

Beatriz Martinez Quintero, MD, Virginia Commonwealth University School of Medicine, Richmond, Virginia
Cynthia Yazbeck, MD y Lori B. Sweeney, MD, Central Virginia Veterans Affairs Health Care System, Richmond, Virginia

La tiroiditis es el término general para la inflamación de la glándula tiroides. Las formas más frecuentes de tiroiditis que atienden los médicos familiares incluyen la de Hashimoto, la posparto y la subaguda. La mayoría de las tiroiditis provoca un patrón trifásico de disfunción tiroidea. Los pacientes tendrán una fase inicial de hipertiroidismo (tirotoxicosis) que se atribuye a la liberación de la hormona tiroidea preformada que proviene de células tiroideas dañadas. Ésta va seguida de hipotiroidismo, cuando las reservas de la tiroides se acaban, y con el tiempo, el restablecimiento de la función tiroidea normal. Algunos pacientes desarrollan hipotiroidismo permanente. La tiroiditis de Hashimoto es un trastorno autoinmunitario que se presenta con o sin signos o síntomas de hipotiroidismo, a menudo con un bocio indoloro, y se relaciona con elevación de anticuerpos antiperoxidasa de tiroides. Los pacientes con tiroiditis de Hashimoto con hipotiroidismo franco, por lo general se tratan con terapia de hormona tiroidea de por vida. La tiroiditis posparto ocurre en el transcurso de un año después del parto, aborto espontáneo o provocado. La tiroiditis subaguda es una enfermedad inflamatoria autolimitada que se caracteriza por dolor en la cara anterior del cuello. El tratamiento de la tiroiditis subaguda debe enfocarse en los síntomas. En la fase hipertiroidea, los bloqueadores beta disminuyen los síntomas adrenérgicos. En la fase hipotiroidea, por lo general no es necesario el tratamiento, aunque en ocasiones se utiliza en pacientes con signos y síntomas de hipotiroidismo o hipotiroidismo permanente. Los antiinflamatorios no esteroideos y los corticoides están indicados para el tratamiento del dolor de tiroides. Ciertos fármacos inducen tiroiditis, como amiodarona, inhibidores de los puntos de revisión inmunitaria, interleucina-2, interferón alfa, litio e inhibidores de la tirosina cinasa. En todos los casos de tiroiditis, se recomienda la vigilancia y seguimiento clínico para detectar cambios en la función tiroidea. (Am Fam Physician. 2021; 104(6): 609-617. Copyright © 2021 American Academy of Family Physicians.)

La tiroiditis es el término general para la inflamación de la glándula tiroides y se relaciona con disfunción de la tiroides. La tiroiditis se clasifica según los síntomas clínicos (dolorosa o indolora), inicio de los síntomas (aguda, subaguda, crónica) y la causa subyacente (autoinmunitaria, infecciosa, farmacológica, por radiación). Los tipos de tiroiditis dolorosa incluyen subaguda, supurativa e inducida por radiación. Los tipos de tiroiditis indolora incluyen las inducidas por fármacos, fibrosa (tiroiditis de Riedel), tiroiditis de Hashimoto (HT, Hashimoto tiroiditis), la posparto y la silenciosa.

La mayoría de las formas de tiroiditis provoca un patrón de disfunción trifásico de la tiroides. Los pacientes tienen una fase inicial de hipertiroidismo (tirotoxicosis) atribuida a la liberación de hormona tiroidea preformada que se libera de las células foliculares dañadas de la tiroides. Ésta es seguida de hipotiroidismo cuando las reservas de tiroides se acaban y con el tiempo, el restablecimiento de la función tiroidea normal.

 

Este contenido clínico se ajusta a los criterios de la AAFP para educación médica continua (CME, continuing medical education).
Revelación del autor: sin afiliaciones financieras relevantes
Información para el paciente: en Ir_al_sitio está disponible un folleto sobre este tópico.

Algunos pacientes desarrollan hipotiroidismo permanente que requiere de hormona tiroidea con levotiroxina. Las tres formas más frecuentes de tiroiditis son la HT, posparto y subaguda. En el Cuadro 1 se resume la etiología, presentación clínica, diagnóstico, complicaciones y tratamiento para los diferentes tipos de tiroiditis, incluso los tipos menos frecuentes.1-13 La Figura 1 es un algoritmo para el diagnóstico de sospecha de tiroiditis.14

CUADRO 1
Subtipos de tiroiditis
Tipo Etiología Presentación clínica Diagnóstico Hipotiroidismo Levotiroxina

Tiroiditis autoinmunitaria crónica (tiroiditis de Hashimoto, tiroiditis linfocítica crónica)

Autoinmunitaria Bocio indoloro, eutiroidismo, hipotiroidismo, hipotiroidismo subclínico y en raras ocasiones, hipertiroidismo transitorio (hashitoxicosis) Presencia de glándula tiroides atrófica o bocio no doloroso a la palpación con o sin síntomas de compresión (p.ej., disfagia); pruebas de función tiroidea (cambian en cada fase); TPO* y aumento de anticuerpos antitiroglobulina Hipotiroidismo Levotiroxina

Tiroiditis inducida por fármacos Véase Cuadro 2

Tiroiditis supurativa (tiroiditis infecciosa Múltiples organismos infecciosos, con mayor frecuencia Staphylococcus aureus, Streptococcus spp. Dolor en la cara anterior del cuello, tumefacción, dolor a la palpación, odinofagia, fiebre, escalofríos y linfadenopatía local Biometría hemática completa con diferencial, panel metabólico completo, hemocultivos; tomografía computarizada del cuello y tórax con contraste intravenoso; las pruebas de función tiroidea suelen ser normales (es posible
Leer más

VISITA NUESTRO BLOG

IR AL BLOG
img

Atención Médica® News

Información exclusiva para médicos